jueves, 19 de abril de 2012

LLUVIA Y MAREA: Crónica del concierto en MURCIA

Los Marea volvían después de cinco años a la ciudad de Murcia a presentar su nuevo disco “En mi hambre mando yo”. Esta vez volvieron a escoger el Cuartel de Artillería como base para plantar su inmenso escenario. Un amplio patio interior adoquinado que ya conocían de las giras del Besos de Perro y del 28.000 puñaladas. La fecha, 14 de abril, idónea para una ciudad inmersa en las “Fiestas de Primavera”. Nada podía salir mal…
Sin embargo en una ciudad donde suele llover poco y en esta época menos todavía, el cielo estaba cubierto de amenazantes nubes. Todos mirábamos hacia arriba. Tras la prueba, los propios Marea recordaban que en toda su carrera habían suspendido un solo concierto (en 2004, Gata de Gorgos) y había preocupación por la posible suspensión de éste.
La cola de seguidores en las puertas rodeaba medio recinto cuando estas se abrieron a las 20.10h, justo cuando empezaron a caer las primeras gotas. Era una lluvia fina, soportable para los equipos eléctricos. Pero una vez empezado el concierto de los teloneros, los almerienses En Espera, el cielo se cerró y comenzó una fuerte lluvia acompañada de un molesto viento.

La tensión era palpable y en ese momento el amplio staff que acompaña a Marea se puso manos a la obra cubriendo con plásticos todos los equipos eléctricos e incluso tuvieron que descolgar la pantalla donde se proyecta el video de introducción al concierto. Rapidez, organización y eficacia, un 10 para todos ellos.

Y un 11 para los En Espera que, calados hasta los huesos, no pararon de tocar y animaron la situación al numeroso público que ya se agolpaba frente al escenario, algunos con paraguas, otros con chubasqueros y la mayoría sufriendo el impertinente tiempo. Interpretaron temas de su primer disco D´Perkaleo (grabado en los estudios R5 por Kolibrí) alternándolos con otros nuevos que sonaron de lujo. Entre canción y canción, bailes, y un show muy fiestero pasaron los minutos y el cielo se estabilizó como sabiendo que no podía fastidiar la noche.

Llegó la hora. El extraño video con el que Marea está empezando la gira se pone en marcha. El corazón late cada vez más fuerte, la batería de Alén retruena en el recinto y el esqueleto toma vida a la vez que comienzan a sonar los primeros acordes de “Bienvenido al secadero” (de perlas el secadero para esos más de 4000 aficionados mojados). Los brazos arriba, las gargantas preparadas y, después del mal rato, más ganas que nunca de una buena dosis de rocanrol.

El set-list fue el de todos los conciertos, el repaso al nuevo disco y los clásicos, con el set del Piñas incluido. Como anécdota, Kutxi demostró conocer el argot murciano (acho, pijo) y alabó la comida murciana (paparajotes) ¡Se nota que está a gusto por estas tierras! Y es que entre bloque y bloque de canciones enlazadas el Romero amenizaba esos pequeños descansos intercambiando opiniones con las primeras filas, dando consejos e incluso cantó un fandango. Por la señalada fecha en la historia fue el emotivo momento de “Ciudad de los gitanos”, el poema de Federico García Lorca inmejorablemente musicalizado por los de Berriozar.

Tras la presentación de todo el equipo que acompaña a Marea en esta gira y casi sin darnos cuenta ya estábamos en la recta final del concierto. Las gargantas todavía tenían gasolina para entonar los últimos himnos y Kutxi bajó del escenario para prestar su micro a algunos asistentes que pudieron cantar con él las estrofas de “El perro verde”. Después de dos horas y media (que pasan como si fuesen minutos), el final: Como siempre apoteósico en luces, sonido y emociones con “Marea”, un final de concierto que te deja una sonrisa en la boca y sirve para alargar el recuerdo de una gran noche de rocanrol que siempre quieres volver a vivir. ¡Hasta la próxima!


Martín Ruiz

1 comentario:

  1. Yo estuve en ese concierto en la esquina derecha

    ResponderEliminar